Inscribe tu Correo para estar al tanto de las nuevas Publicaciones. En el momento queagreguen su correo les llegara un correo de FeedBurner el cual tendrá como titulo Activate your Email Subscription el cual vendrá un link en el que harán click e inmediatamente las entradas del blog le llegarán a su correo electrónico

Inscribe tu Correo para estar al tanto de las nuevas Publicaciones

Sigue el blog en Facebook

lunes, 22 de abril de 2013

Artículo Publicado en la revista "Para la Salud" en Septiembre 2003

MEDICINA ANTIENVEJECIMIENTO EN MÉXICO SEPTIEMBRE 2003
DR. JOAQUÍN GONZÁLEZ ARAGÓN Director Instituto Mexicano de Estudios en Longevidad Expresidente del Consejo Mexicano de Geriatría 


Ahora es más difundido el concepto de la medicina antienvejecimiento pero en el 2003 muy pocos habían escuchado que era y cuáles eran sus bases. Fueron muchos los años de lucha para formar médicos y profesionales de la salud en esta nueva materia en la que cada día se agregan más médicos serios y también oportunistas. 

El Dr. González Aragón guarda un agradecimiento muy especial al desaparecido Dr. Luis Zavaleta de los Santos y a su esposa la Dra. Hilda E. Alcántara Valencia quienes tuvieron la visión de apoyar en su prestigiado Sistema Nacional para la Educación Continua, cursos, conferencias y diplomados en esos años. Este es el caso de este articulo pionero publicado en la revista “Para la Salud” en Septiembre 2003. Conforme nos adentramos en una era de adelantos en biomedicina y biotecnología, podemos constatar que es posible mejorar la salud y la calidad de vida al mismo tiempo que cumplir con nuestras expectativas de vida como especie, de vivir más allá de los 100 años. Estos avances determinaron en Octubre de 1993 la aparición en EDA de una nueva corriente médica: la medicina antienvejecimiento cuyo inicio es marcado con la fundación de la American Academy of Anti-Aging Medicine, extendiendo el campo de acción de la corriente de prevención del autocuidado iniciada en 1983 por la Organización Mundial de la Salud. A partir de ese momento una serie de organizaciones nacionales e internacionales han aparecido en todo el mundo y el movimiento antienvejecimiento ha cobrado una gran fuerza por la participación de los médicos de gran visión que lo han abrazado. Los ímpetus que están cambiando el deseo de obtener una longevidad saludable y activa se están generando en los últimos 10 años, en los que, varios miles de profesionales de la salud de más de 75 países, se han puesto en la vanguardia de esta nueva ciencia que está dando grandes pasos para reducir los riesgos de la epidemia de enfermedades crónico degenerativas que son la consecuencia de una transición demográfica inevitable hacia un mundo que está envejeciendo. Los científicos que prometieron para finales del siglo XX grandes avances en la biología del envejecimiento, han demostrado que las enfermedades de edad avanzada, en su mayor parte comparten características bioquímicas, moleculares y metabólicas. Al proteger, nutrir y reparar la fisiología de las células viejas, éstas comienzan a actuar y funcionar en un nivel mucho más sano y joven. Paradigma de la Medicina Antienvejecimiento: El envejecimiento es un proceso dinámico que se inicia con la fecundación y termina con la muerte; es individual, universal e irreversible (Bernard Strehler) y está determinado por factores genéticos y ambientales, sin embargo, es posible prevenir, retardar, lentificar, detener e incluso revertir los efectos negativos del deterioro producido por el descuido, falta de información, deficiencias nutricionales, hábitos erróneos, estilos de vida no saludables y factores ambientales detrimentales. El reloj no se puede detener, los genes no se pueden cambiar, pero es posible modificar la expresión del genotipo de enfermedad hacia un fenotipo de salud y longevidad. En este contexto, la Organización Mundial de la Salud determina en su Plan global sobre Envejecimiento, que las acciones de prevención y auto-cuidado, deben llevarse a cabo en el transcurso del ciclo vital del individuo; desde la infancia y con especial énfasis a partir de los 25 años de edad, momento en que se inicia la declinación biológica y funcional, que de no ser debidamente enfocada, provocará repercusiones negativas en la madurez y la vejez. Medicina Antienvejecimiento En los últimos 50 años la medicina ha sido muy efectiva en el manejo de las enfermedades agudas y ha tenido logros sorprendentes en procedimientos diagnósticos y técnicas quirúrgicas invasivas y no invasivas. Sin embargo, los esquemas de tratamiento de las enfermedades crónico degenerativas asociadas con el envejecimiento no han sido tan exitosas. El modelo biomédico y la creciente especialización enfocados en la enfermedad y el control de sus síntomas y signos, presenta severas deficiencias en virtud de que, para manejar los trastornos relacionados con el envejecimiento, se requiere buscar la conservación de la homeostasis, mantener la armonía bioquímica, preservar la función y fomentar los poderes de autocuración y autoreparación; en un enfoque comprensivo e integral que no es capaz de realizar la medicina convencional con el uso de la polifarmacología sectoriza-da a diferentes órganos y patologías. La Geriatría y la Gerontología han venido a rescatar los principios del humanismo médico al sostener un planteamiento de manejo pluri-inter-trans-diciplinario que ha rescatado las dimensiones del tratamiento de los pacientes como entidades bio-psico-sociales y no como patologías, con el objetivo de mantener a las personas mayores autosuficientes e independientes, en su hogar y en la comunidad por el mayor tiempo posible, dejando la institucionalización como el último recurso de atención geriátrica. Por su parte, la medicina antienvejecimiento busca la consolidación de su nuevo paradigma centrado en el entendimiento de las bases bioquímicas y fisiológicas del deterioro en el individuo, enfocándose en la protección genética, nutrición celular, balance hemodinámico, conservación de la homeostasis, eliminación de los desechos y estimulación de los mecanismos de autocuración de su terreno biológico, con un diseño terapéutico funcional integral que responde a la individualidad genética, bioquímica y molecular. La Medicina Antienvejecimiento es la sistematización de conocimientos de un amplio rango de disciplinas académicas entre las que destacan biología molecular, bioquímica, fisiología, nutriología, neurología, endocrinología, inmunología, ecología, toxicología, geriatría, dermatología, medicina estética, homeopatía, farmacología y medicina botánica. Vale la pena destacar que hasta hace una década se consideraba imposible intervenir directamente para detener el proceso de envejecimiento, de ahí que un gran número de médicos, que no están al corriente de los nuevos avances, sigan considerando el deterioro causado por la edad como un proceso irreversible e inevitable. La combinación de la medicina preventiva y las terapias modernas dentro de una ciencia integral al alcance de todos los médicos generales, familiares y especialistas, está alcanzando un rápido desarrollo en el mundo, por lo que un mayor número de individuos puede obtener beneficios de pruebas novedosas de valoración de su grado de envejecer que nos permiten diseñar protocolos integrales que incluyen educación por la salud, auto-cuidado, cambios positivos en los estilos de vida, nutrición adecuada, suplementos nutricionales, fitofármacos, nutracéuticos, medicamentos, precursores hormonales, terapias de reemplazo y terapias diversas. La Tecnología médica se está duplicando cada 3 a 5 años. Para el año 2010, se sabrá 16 veces más que ahora, y cerca del 2020, el conocimiento se habrá expandido 64 veces en lo que respecta a enfrentar el deterioro causado por la edad y aún eventualmente retrasar el mecanismo de reloj de la vida misma. Sistemas de Salud Nuestro sistema de cuidados de salud demanda un enfoque radicalmente diferente a como se ve y se trata el envejecimiento. La transición demográfica necesita con urgencia cambiar el modelo corriente basado en la enfermedad debido a su poca eficacia y altos costos que están llevando a la bancarrota a los sistemas de seguridad social bajo el peso de una sociedad envejecida por la creciente epidemia de enfermedades crónico degenerativas que todos conocemos. Prevenir es más barato que curar, causa menos sufrimiento y mantiene al individuo integrado a la familia y sociedad. La prevención es el camino hacia una sociedad donde los estragos de la edad avanzada, incluidas la discapacidad y demencia serán casi desconocidos. Un lugar donde los hombres y las mujeres puedan vivir con calidad, donde nadie se ocupe de preguntar cuantos años se tiene, porque el estado funcional será lo que dé el significado. Todas estas cuestiones no son frívolas, con los avances de la ingeniería genética, la clonación, trasplante de órganos y la nanotecnología o máquinas moleculares, en la primera década de este siglo la expectativa de vida saltará otros 10 años, y en forma paralela una salud ampliamente mejorada. En el futuro cercano la medicina antienvejecimiento se convertirá en toda una especialidad de cuidado médico principal y dominante y tendrá un efecto profundo sobre la sociedad. La Medicina antienvejecimiento es el futuro de una nueva era y el Instituto Mexicano de Estudios en Longevidad es la primera institución, fundada en México en 1997 con el objetivo de reunir y difundir conocimientos sobre prevención, autocuidado e intervención sobre productos, técnicas y procedimientos de medicina antienvejecimiento. Su propósito es formar nuevas generaciones de profesionales orientados en un nuevo concepto de medicina preventiva funcional e integral por evitar el deterioro del envejecimiento y para complementar el manejo convencional de las enfermedades. Su misión es unificar criterios por medio de la educación médica en longevidad. LAS JORNADAS EN MEDICINA ANTIENVEJECIMIENTO Y LONGEVIDAD se llevan a cabo en el mes de noviembre de cada año en conjunción con el Sistema Nacional de Educación Continua para el Médico General, con la aceptación y el reconocimiento de la comunidad médica mexicana. Paradójicamente, los médicos geriatras y gerontólogos todavía se muestran renuentes a la corriente médica de mayor actualidad, demostrando con su actitud su falta de actualización y su poco interés en la bioquímica médica clínica, base de la medicina antienvejecimiento. Contrastando con su actitud obsoleta está el gran desarrollo que esta nueva disciplina está alcanzando en España, Perú, Argentina, Brasil, Venezuela, por citar los principales países de habla hispana. CONGRESOS NACIONALES DE MEDICINA ANTI-ENVEJECIMIENTO Y LONGEVIDAD. Son eventos que reúnen anualmente a médicos generales, geriatras y especialistas de las diversas ramas de la medicina. Realizado desde el año 2000, en este año tuvo lugar el IV Congreso Nacional. Los dos primeros se llevaron a cabo en el Centro Médico Nacional Siglo XXI, otro en Monterrey y dos en la ciudad de Pachuca. La asistencia promedio supera a los 500 asistentes. Existen además talleres y cursos cortos sobre temas de mayor interés y aplicación en la práctica clínica diaria que son muy solicitadas. La gran demanda ha superado las expectativas y nuestro mejor respaldo ha sido la seriedad y calidad científica del contenido de los programas. La medicina antienvejecimiento y longevidad está logrando con-solidarse; ha resistido los mismos embates que sufrieron otras especialidades en su devenir histórico, como es el caso de la psiquiatría y la geriatría. Sin embargo, ninguna otra corriente médica tiene un futuro mejor asegurado que ésta, en virtud de que una transición demográfica hacia un mundo envejecido nos presenta millones de individuos en la edad adulta que desean conservar la vitalidad y juventud el mayor número de años posible. Ellos no están dispuestos a envejecer de manera pasiva como las generaciones precedentes y demandan la aplicación práctica en ellos mismos de los formidables avances en bioquímica, biotecnología, farmacogenética, por citar algunos, y los muchos otros descubrimientos que en este siglo permitirán a los recién nacidos llegar a los 120 años con buena calidad de vida, incluso superarlos. ¡La verdad y la ciencia nos dan la razón! ¡Esta corriente no se detendrá! En este año del 2003, gracias al trabajo incansable de la Dra. Hilda E. Alcántara Valencia se llevará a cabo la SEGUNDA JORNADA NACIONAL DE MEDICINA ANTIENVEJECIMIENTO el 21 y 22 de Noviembre del 2003. Este evento académico permitirá la actualización de los médicos generales y familiares que ya conocen del tema, al mismo tiempo que nuevos profesionales de la salud, de mente abierta, visión humanista y disposición a tomar el reto de la novedad científica, conocerán las bases científicas de la corriente médica de mayor futuro del nuevo milenio, donde muestro lema es: No envejezcas, No te enfermes, No mueras. Sirva este artículo como una invitación para agendar con tiempo estas fechas que están marcadas en su Pasaporte Académico y no perderse uno de los cursos más importantes de su vida, que cambiarán positivamente su modo de ejercer la medicina.

Compartan esta información con sus seres queridos reenviando este correo y si quieren leer el artículo completo den click en readmore
DR. JOAQUIN GONZALEZ ARAGON

Read More...

lunes, 25 de marzo de 2013

Artículo publicado en la revista Para la Salud en mayo de 2001

Nutrición Antienvejecimiento 

Autor: DR. JOAQUÍN GONZÁLEZ ARAGÓN Especialista en Geriatría y Gerontología Director y Fundador del Instituto Mexicano de Estudios en Longevidad Ahora que la ciencia habla de nutrigenómica y epigenética es el momento de analizar este artículo del Dr. González Aragón publicado en Mayo del 2001. 
Es de las publicaciones pioneras en esta materia. El término "nutrición antienvejecimiento" se acuñó para denominar a todos los elementos o compuestos que actúan a nivel atómico y molecular en los complejos mecanismos bioquímicos que constituyen la nutrición, determinan la formación de la materia y sus transformaciones en energía, de acuerdo con las leyes de la termodinámica. Esta continua transformación es la que determina la formación y la conservación de la vida. La bioquímica de la nutrición analiza las propiedades de los múltiples nutrientes que determinan el desarrollo y que influyen en todas las funciones del organismo y definen su envejecimiento. Actualmente, se sabe que existen tres tipos fundamentales de macronutrientes: carbohidratos, grasas y proteínas (cuya función es producción de energía, formación de tejido nuevo y la reposición o restauración del tejido deteriorado). Más allá de estas tres variedades principales, existen los micronutrientes entre los que se encuentran las vitaminas, (las cuales actúan como catalizadores de los procesos químicos vitales) e infinidad de moléculas: aminoácidos, oligoelementos, enzimas, coenzimas, cofactores, etc., que desempeñan un papel determinante en la estructura de materia viva y en la homeostasis o equilibrio del medio interno del organismo y por ende, de la salud. Estos micronutrientes son motivo de investigación debido a que no obstante que las cantidades requeridas sean mínimas, tienen efecto y acciones de capital relevancia en los procesos biológicos que regulan funciones tan delicadas como la expresión genética, síntesis de proteínas contra los radicales libres, radiaciones, rayos ultravioleta, humo del cigarrillo, contaminación, etc. Estos micronutrientes son factores esenciales para el manejo de situaciones patológicas como la obesidad, síndrome de fatiga crónica, enfermedades como diabetes, osteoporosis, artritis reumatoide, hipertensión arterial, infarto, tromboembolia demencia senil y, finalmente, participan en procesos como la prevención del envejecimiento prematuro a patológico y cáncer. El médico es el profesional de la medicina calificado para determinar las normas a seguir en la educación y promoción de la salud en el aspecto de la medicina preventiva y el más calificado para el manejo de los fármacos para el tratamiento de sucesos patológicos o enfermedades; debe trabajar en conjunto con el nutriólogo en el diseño de las dietas en las que se incluirán los nutrientes, medidas de apoyo tanto para el diagnóstico como para la atención y rehabilitación. Dentro de estos aspectos tanto preventivos como curativos y de maneo, los nutricionales adquieren una importancia capital ya que constituyen la piedra angular sobre la que gravitará la salud del individuo. La nutrición bioquímica integral dirigida a ciertas condiciones particulares o ambas es un óptimo complemento al tratamiento médico sin interferir con las acciones farmacológicas. Actualmente se da nutrioterapia preventiva, de tratamiento y de rehabilitación o recuperación. La nutrición anti-envejecimiento se basa en el principio biológico de que nuestro organismo en su gran complejidad tiene necesidad de mínimas dosis de prácticamente todos los elementos existentes en la naturaleza ya sean solos o en combinación, formando compuestos: enzimas, cofactores, vitaminas, aminoácidos, etc. además de los consabidos carbohidratos, grasas y proteínas. Si se tiene en consideración que una alimentación sintética, como la acostumbrada, presenta carencias de diversos de los componentes bioquímicos, este hecho tendría repercusiones sobre el funcionamiento del organismo y la salud de las personas. Cuando estos micronutrientes se agregan como suprementos nutricionales se observan mejorías notables en individuos jóvenes o viejos, sanos o enfermos. Las sustancias aportadas en las fórmulas no son medicamentos, por tanto carecen de efectos secundarios tóxicos o indeseables en sus dosis recomendadas. En los procesos bioquímicos y metabólicos se consumirán las cantidades requeridas y el resto se eliminará por la orina y otros emuntorios. Estos suplementos nutricionales no interactúan con los productos farmacológicos de prescripción habitual por el cuerpo médico; sin embargo, en el caso de estar en tratamiento farmacológico, siempre es recomendable consultar al médico. Las informaciones contenidas en este artículo no tienen la intención de ser una prescripción médica. Todo intento de diagnosticar y tratar una enfermedad debe estar bajo la dirección y supervisión del médico tratante. Micronutrientes bioquímicos Para entender el mecanismo de acción de los micronutrientes, es necesario partir de las siguientes bases científicas: 1. El cuerpo humano está formado por aparatos y sistemas; digestivo, respiratorio, circulatorio, nerviosos, endocrino, etcétera. 2. Los aparatos y sistemas están formados por órganos; cerebro, hígado, corazón, huesos, etcétera. 3. Los órganos están formados por tejidos; sanguíneo, epitelial, conjuntivo, nervioso, muscular, etcétera. 4. Los tejidos están formados por células redondas, poliédricas, estrellas, y algunas son muy esécoañozadas (unidad biológica más pequeña con vida propia). 5. Las células están formadas por moléculas, materia viva: carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas, minerales y contienen organelos subcelulares. 6. Las moléculas están formadas por elementos de los cuales el fundamental es el carbono, junto con nitrógeno, oxígeno, sodio, potasio, hierro, magnesio, selenio, zinc y prácticamente todos los elementos de la tabla periódica que se combinan para formar compuestos: ADN, ARN, azúcares, lípidos, aminoácidos, que darán origen a materia viva. 7. Los elementos están formados por átomos (partículas diminutas). Cada átomo tiene un núcleo con carga positiva formada por protones y neutrones, posee además unas órbitas donde giran alrededor del núcleo o partículas con carga negativa llamadas electrones. Esta complejidad es un análisis de los distintos niveles estructurales en los que el proceso vital se desarrolla, es donde actúan los diferentes micronutrientes que forman parte del engranaje bioquímico, en que la nutrición desempeña el papel principal, para mantener un perfecto balance denominado homeostasis, que es la base del perfecto funcionamiento del cuerpo y la conservación de la salud. Los micronutrientes son piezas clave en los procesos bioquímicos y deben estar en proporción y cantidad adecuada para que las reacciones biológicas se efectúen con precisión. Algunos micronutrientes actuarán a nivel atómico, como los antioxidantes que bloquean los electrones nocivos (radicales libres) que se desprenden de las reacciones químicas biológicas. Otros son minerales como el potasio, fósforo, magnesio, selenio constituyen la materia prima para la elaboración de la estructura corporal y sus productos: hueso, anticuerpos, sangre, etc. Otros compuestos como los aminoácidos arginina y ornitina además de su papel estructural, son precursores de la hormona del crecimiento. Las vitaminas cuya función es la de catalizar los procesos bioquímicos, reflejan su carencia en procesos morbosos, como la vitamina B que es esencial para los nervios o la vitamina C que refuerza el sistema inmunológico. Algunos compuestos como el ácido aspártico, ARN y octacosanol, actúan a nivel de células, órganos y tejidos. Este análisis permite conocer que los diferentes nutrientes tienen acciones desde los niveles atómicos y moleculares hasta el celular y tisular o bien directamente sobre los órganos y tejidos. Pirámide Nutricional (Figura 1) El departamento de Agricultura de Estados Unidos de Norteamérica, el Departamento de Salud y Servicios Humanos y la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés), desarrollaron la pirámide nutricional tomando como guía una investigación sobre los grupos básicos de alimentos y los nutrientes contenidos. Esta tiene como finalidad mantener baja la ingestión de grasas saturadas, así como disminuir la ingesta de carbohidratos simples y sal. El objetivo es conservar a los individuos en su peso ideal y reducir los riesgos de padecer ciertas enfermedades, en especial las crónico degenerativas y el cáncer. La pirámide no pretende ser una descripción rígida sino una guía general que permita escoger una dieta saludable. Primer nivel: Estos alimentos son granos (pan, cereal, arroz, trigo, maíz, tortilla, pasta). Deben de constituir el 50% del consumo diario. Dependiendo de la necesidad calórica, de la actividad física o de un programa de reducción de peso; es aquí donde existe una mayor variación de las raciones desde 4 hasta 12. Segundo nivel: Está formado por alimentos de origen vegetal (verduras y frutas) que aportan fibra, minerales y vitaminas. Su consumo es de 3 a 5 raciones de verduras y de 2 a 4 raciones de frutas. Tercer nivel: Está formado por alimentos de origen animal: leche, yoghurt, queso, carne roja, aves, pescados y huevos; se incluyen por su alto contenido proteico, nueces, soya y frijoles. Cuarto nivel: Son alimentos ricos en calorías y de poco valor nutritivo: grasas saturadas, aceites, dulces, azúcar refinada (aderezos, mantequilla, crema, margarina, postres, pan dulce, mermeladas, galletas, frituras). Deben consumirse muy escasamente, estos componentes se encuentran esparcidos en las grasas y azúcares de los alimentos de los tres primeros niveles, que los aportan en forma natural. El número de porciones (una taza, una pieza de fruta, una rebanada, un vaso de leche), depende de las calorías requeridas. - 1600 calorías para personas sedentarias y adultos mayores. - 2200 calorías para niños y adolescentes, mujeres activas, varones sedentarios. - 2700 calorías para jóvenes, personas muy activas, y embarazadas. La Tabla 1 nos da una idea del número de porciones a consumir para obtener una dieta sana y adecuada dependiendo de la actividad y requerimientos calóricos. Orientaciones generales 1. Siempre se deben comer todas las variedades de alimentos, a fin de obtener energía, proteínas, vitaminas, minerales y fibra. Los alimentos de un grupo no pueden reemplazar aquellos en otro grupo y ningún grupo es más importante que otro, todos son necesarios. 2. Lograr un balance entre el consumo de alimentos y la actividad física. Esto permitirá alcanzar o mejorar el peso corporal y reducir los riesgos de padecer hipertensión arterial, enfermedad cardiaca, diabetes y cientos de tipos de cáncer. 3. Escoger una dieta baja en grasas saturadas y colesterol. A fin de mantener el peso ideal y reducir el riesgo de infarto al miocardio y cáncer. 4. Preferir una dieta moderada en dulce. El consumo exagerado de azúcares, contiene demasiadas calorías y muy pocos nutrientes; es generador de obesidad con todas sus consecuencias. 5. Reducir el consumo de sal, como medida para minimizar el riesgo de hipertensión arterial. 6. Consumir bebidas alcohólicas con moderación o evitarlas. Estas bebidas aportan calorías vacías, sin valor nutricional y con riesgos colaterales como propensión a accidentes, adicciones y cirrosis hepática. 7. Escoger una dieta abundante en vegetales, frutas y productos derivados de granos (carbohidratos complejos) La nutrición celular Un concepto fundamental es que la dieta es la alimentación que comemos todos los días y que la verdadera nutrición es aquello que llega a nuestras células. El dicho "somos lo que comemos" es una frase acuñada por Hipócrates que enfata la validez de la nutrición como disciplina científica legítima, a la que no se le ha dado el debido reconocimiento en las escuelas de medicina. La gente siempre ha sabido por espacio de siglos acerca de los beneficios de los alimentos para la salud. Moliere en el siglo XVII dijo "es necesario comer para vivir, no vivir para comer" Las células son los bloques de construcción que constituyen los órganos y tejidos del cuerpo humano. Se considera que los 100 trillones de células, altamente especializadas, requieren de agua, oxígeno y todos los nutrientes ya mencionados con densidad y diversidad nutricional para mantener una buena salud y evitar enfermedades degenerativas que aparecen con la edad. Adicionalmente, las diferentes células tienen requerimientos nutricionales especiales, por ejemplo, las del cerebro requieren de ácidos omega-3, Isa del sistema inmunológico, mayor aporte de carotenoides y vitamina C. Con el tiempo, las deficiencias nutricionales celulares pueden predisponernos a un envejecimiento prematuro enfermizo. Las células son como cuerpos en miniatura en el sentido de que necesitan recibir nutrientes, realizar su metabolismo y eliminar sus desechos. Cada una está rodeada exterior, asimismo, solo deja salir los materiales y productos metabólicos de desecho. El mantenimiento de este poder discrecional y selectivo es clave para la salud y vitalidad celular. Las células que los pierden las podríamos describir como desnutridas o constipadas, lo que las hace perezosas e intoxicadas, en virtud de que se entorpece la salida de los desechos con la consecuente acumulación de materiales de desgaste. En este caso, agotamiento del organismo y con el paso del tiempo, el desarrollo de enfermedades. En este contexto se destacan todos los suplementos de orientación celular que van dirigidos a los 100 trillones de células de nuestro organismo como los omega-3 de origen vegetal (Tre-en-en) y de origen animal (Aceite de salmón) que forman parte de la estructura de las membranas celulares asegurando su nutrición. Los antioxidantes liposolubles como los carotenoides, la vitamina E y los hidrosolubles como flavonoides y vitamina C son antioxidantes protectores de orientación celular, que protegen todas las células y estructuras extracelulares del ataque y el daño ocasionado por los radicales libres. Es recomendación, dar preferencia tanto a nutrientes como a suplementos nutricionales de orientación celular. Recuérdese si las células están bien, ¡Usted también lo estará! Plan nutricional anti-envejecimiento El Plan Nutricional Anti-envejecimiento, es el diseñado para crear una gran eficiencia en todos los sistemas fisiológicos del cuerpo. Al regular la función de los sistemas, órganos y células que envejecen, se incrementará la actividad de los mecanismos anti-envejecimiento y se conducirá la fisiología hacia niveles óptimos de rendimiento. En un mundo lleno de contaminantes, sujetos al estrés cotidiano, con las presiones de una vida agitada, con uso y abuso de organismo, se necesita dar un mantenimiento al cuerpo y esto se puede lograr afinando el sistema neuroendocrino, proporcionando nutrición adecuada a cada una de las células y protegiendo al ADN nuclear. Cuando esto se logre, se mantendrá la salud y la calidad de vida, más allá del concepto tradicional de que «basta para lograrlo con una alimentación completa y balanceada». La nutrición aislada no enfoca los aspectos celulares, cromosomales, moleculares, genéticos y electromagnéticos; sin embargo todos ellos deben forzosamente tenerse en cuenta, cuando se piensa en un proceso dinámico como lo es el envejecimiento. La longevidad se puede obtener con apoyo nutricional avanzado y científico que mejore el estado de nuestro medio interno, de las células del organismo como un todo y a cada una de sus partes. Además se necesita vitalidad y energía para mantener la exactitud de los procesos moleculares como serían la replicación y reparación del ADN y, por supuesto, la síntesis de las proteínas. Estos hechos determinan que la investigación nutricional, en búsqueda de la longevidad debe preservar las funciones vitales más allá de los niveles normales, ya que se requiere de una reserva extra de factores nutricionales, con altos valores de energía, para poder enfrentar los altos niveles de estrés físico, emocional y a los estresores ambientales. Por tanto debemos considerar: una alimentación completa y balanceada basta para sobrevivir, una alimentación anti-envejecimiento y con suplementos nutricionales protegerá de las enfermedades crónico degenerativas, aumentará nuestras expectativas y calidad de vida y retardará, detendrá o revertirá los efectos negativos y el deterioro del envejecimiento. Cuando se analizan los mecanismos genéticos de la longevidad encontramos que los factores genéticos son la clave que regula la eficiencia de los sistemas anti-envejecimiento. El envejecimiento seria portante, resultado de una deprivación progresiva de los nutrientes anti-envejecimiento que a la larga podría producir un deterioro de los procesos celulares de mantenimiento genético. Cuando la energía es escasa el cuerpo recurre a la autofagia, tomando minerales y proteínas de los propios órganos y tejidos para mantenerse, estos estados de baja energía propician la proliferación de los radicales libres que oxidan las membranas, mitocondrias y ADN celular. La regulación del sistema neuroendocrino y su funcionamiento armónico en los niveles endocrino, paracrino, autocrino e intracrino puede ser alcanzada por medio de los aportes nutricionales precisos que mantengan el estado tanto de la secreción como de los receptores hormonales. Este concepto representa uno de los mayores avances, ya que revoluciona las ideas sobre el uso de las multivitaminas simples y los complementos alimenticios. Las fórmulas ideales serían las diseñadas para actuar en cuatro niveles: 1. Nutrición proteica, aminoácidos. 2. Nutrición lípida y de ácidos grasos. 3. Nutrición antioxidante. 4. Nutrición cuántica. Nutrición proteica En las últimas décadas el énfasis en el campo de la nutrición ha sido en aportar proteínas en la forma de aminoácidos. Actualmente se ha reconocido la presencia de los pépticos bioactivos que son fragmentos hidrolizados proteicos conocidos como secretagogos, poseen acciones únicas y poderosas, anti-envejecimiento, actuando como hormonas o neurotransmisores; son parte de un sistema de retroalimentación que estimula la hipófisis para producir la hormona del crecimiento, que al llegar al hígado se convierte en IGF-1 (factor de crecimiento similar a la insulina), a partir de esos péptidos. La insulina y el glucagon también son hormonas peptídicas. Los péptidos bioactivos dictan una variedad de respuestas metabólicas. Los estudios informan que estos péptidos son superiores a los animoácidos y pueden mejorar la función inmune, disminuir la hipertensión y acortar el tiempo para recuperarse de una enfermedad. Esta forma de proteína puede mejorar también la función intestinal y la absorción. Estos pépticos poseen altos niveles de actividad biológica y de ellos los péptidos más cortos tienen funciones fisiológicas diferentes que los péptidos de mayor tamaño. Según las investigaciones, los péptidos largos están involucrados en la transmisión hormonal. La hipófisis produce hormonas peptídicas (ACTH, HET) para mantener sincronizada el funcionamiento neuroendócrino. Asimismo, la transmisión hormonal está gobernada por una modulación cuya frecuencia y concentración depende de pulsos peptídicos, en los que se liberan ciertos niveles hormonales de cierta calidad y cantidad. Durante periodos prolongados de estrés la circulación intestinal disminuye, causando deficiencias en la absorción tanto de péptidos como de aminoácidos. Si estos fragmentos proteicos no son suplementados diariamente, se corre el riesgo de que se interfiera la síntesis de proteína y que se bloqueen muchas rutinas de autorreparación del organismo. Un producto ideal (Nourishake) debe contener péptidos secretagogos y patrones de aminoácidos que mantienen las hormonas balanceadas y trabajando en conjunto con la bioquímica del cuerpo para proveer los precursores necesarios al medio interno que promuevan un efecto protector del código genético y la homeostasis requerida. Nutrición lípida y ácidos grasos Así como el cuerpo necesita de proteínas de buena calidad en forma de péptidos bioactivos, también necesita de grasas de alta calidad; existe evidencia que muchos trastornos relacionados con la edad son causados por déficit del metabolismo de los ácidos grasos. Los métodos modernos de procesamiento de grasas y aceites comerciales han creado formas nocivas denominadas grasas «trans», y el freír los alimentos, satura las grasas de los aceites vegetales (maíz, cártamo, ajonjolí, girasol) convirtiéndolos en tóxicos, determinando la peroxidación de las grasas corporales y el desarrollo de enfermedades crónico degenerativas. Las grasas corporales al ranciarse producen una deficiencia de los ácidos grasos esenciales omega-3 y omega-6, así como de las prostaglandinas que también son conocidas como hormonas eicosanoides. Las células uilizan esteróles y lípidos para conservar la integridad de sus membranas, elaborar y transportar hormonas. Una deficiencia de los ácidos grasos omega, ha sido considerada como factor cardinal en las enfermedades inflamatorias y degenerativas de todos los aparatos y sistemas. Las hormonas eicosanoides, de acción rápida, tienen efectos poderosos anti-envejecimiento; cuando no hay un aporte suficiente de ellas, el sistema neuroendocrino falta para funcionar en sus cuatro niveles (endocrino, paracrino, autocrino e intracrino). Existen dos fuerzas opuestas de actividad eicosanoide: las prostaglandinas PGE-2 (inflamatorias) promueven en envejecimiento y las prostaglandinas PGE-1 (antiinflamatorias) revierten el envejecimiento. Por tanto, se debe buscar un equilibrio entre ambos tipos de eicosanoides para obtener los máximos efectos anti-envejecimiento. Se ha encontrado que pacientes envejecidos prematuramente tienen un exceso de eicosanoides promotores de la vejez, ocasionados por estrés y/o consumo exagerado de grasas saturadas e hidrogenadas procesadas, así como deficiencias de los ácidos grasos esenciales omega 3. Por otro lado, el envejecimiento prematuro del aparato digestivo hace imposible emulsionar y digerir las grasa buenas y convertirlas en eicosanoides que reviertan el envejecimiento. Nutrición antioxidante En la batalla contra los radicales libres, se necesita suplementar diariamente nutrientes efectivos que contrarresten a los radicales libres aceleradores del envejecimiento y de este modo protegernos de lesiones a nivel molecular. La prioridad es regular las funciones oxidación/reducción y apoyar las vías de defensa molecular. La vitamina E, vitamina C, coenzima Q10, glutatión, acetil-cisteína, ácido lipóico, zinc y enzimas antioxidantes de acción rápida que trabajan a nivel molecular, proporcionan óptimas funciones de este tipo. Cuando estos antioxidantes se combinan con los productos fitoquímicos encontrados en los alimentos revertidores del envejecimiento, se alcanzan niveles muy altos de actividad anti-envejecimiento. Existe una poderosa sinergia cuando se combinan los antioxidantes con enzimas. Cuando las fórmulas carecen de enzimas, o bien no se aportan las enzimas en suplementos diferentes las fusiones rédox se debilitan. A este respecto se debe recordar que la vida es una cadena creada gracias a múltiples interacciones que se efectúan entre los diversos complejos nutrientes y que debe ser balanceada, sincronizada y fortalecida para preservar el código genético y la homeostasis. Nutrición cuántica El cuerpo funciona como un sistema eléctrico y electromagnético, que tiene cables invisibles ordenados en meridianos, con conexiones nerviosas que dan vida y funcionamiento a todos los órganos y sistemas. Es, también, importante reconocer que los factores ambientales pueden producir cortos circuitos y alteraciones en ese delicado equilibrio electromagnético y de ese modo afectar las funciones celulares, hormonales y enzimáticas. Por consiguiente, los nutrientes se deben energizar en su proceso de preparación para que actúen de acuerdo con las resonancias celulares y puedan ser reconocidos en el medio profundo del mundo genérico. Esto es muy importante, porque conforme el cuerpo envejece pierde su habilidad para utilizar los nutrientes en los niveles celulares y moleculares y por eso, es necesario aportar formas energizadas fáciles de asimilar, lo que se logra al realzar la biodisponibilidad de los nutrientes por medio de procedimientos de sinergización que desde hace mucho utiliza la terapéutica homeopática. Plan de alimentación anti-envejecimiento Un plan dietético anti-envejecimiento es el que puede estabilizar o balancear al sistema neuroendocrino a fin de mantener los mecanismos de control genético del organismo y la homeostasis. Las vías bioquímicas que conducen a la producción de hormonas que mantienen el equilibrio de la homeostasis y el control del envejecimiento, se pueden alterar por factores internos y externos, sobre todo por los estresores ambientales, entre los que se encuentra una alimentación equivocada, cuyo resultado es la pérdida del control y equilibrio con repercusiones sobre la salud y el modo de envejecer. La expectativa de vida o longevidad está directamente relacionada con la capacidad del organismo de mantener su adaptación a nivel genético, medio interno, sistema neuroendocrino e inmunitario. Por tanto, se necesita conocer cuáles son: a) Alimentos que nutren y protegen el código genético y mantienen estable el pH estable; b) Nutrientes fáciles de asimilar para el medio interno que neutralicen a los radicales libres; c) Nutrientes que ayuden a mantener el equilibrio de las hormonas reguladoras y de los niveles de insulina y glucagon. La ingestión de demasiados carbohidratos simples o refinados y sustancias estimulantes como la cafeína produce elevaciones de insulina que a su vez causan hipoglicemia crítica, a la cual el cuerpo responde produciendo cantidades excesivas de adrenalina, cortisol y cortisona; estas hormonas desencadenan la llamada "reacción de alarma". En la fisiología normal y natural, esta reacción se provoca cuando el cuerpo se prepara ante una amenaza, daño o estrés grave; la adrenalina y el cortisol proporcionan energía y prepara para luchar o retirarse del peligro. Desafortunadamente la vida moderna coloca a la mayoría de los individuos en un estado de reacción de alarma por tiempos prolongados, en un círculo vicioso peligroso que promueve la acidificación del medio interno y que causa envejecimiento prematuro a nivel molecular y tisular. Las personas agresivas, apasionadas, conflictivas, ansiosas, paranoides y los que tienen la tendencia a enojarse y a violentarse, son los que más caen en estos círculos viciosos, que se amplifican cuando la gente ingiere café, fuma para calmar los nervios o busca otro tipo de adicciones y con ello acelera en envejecimiento. Un plan dietético anti-envejecimiento no se basa en ayunos, en cuentas de calorías o reducciones en la ingestión de ciertos alimentos. Recordemos que todos los alimentos contienen dos o más macronutrientes, entre ellos tenemos que algunos alimentos contienen un promedio de 60% de carbohidratos, de 35% de proteínas y cerca de 5% de grasas; esta proporción es la relación precisa que el cuerpo necesita para producir hormonas y conservar la función neuroendocrina en buen estado. Aunque estas observaciones contradicen la teoría dietética convencional, se ha observado lo siguiente: el mejor modo de estimular las actividades anti-envejecimiento es comer liberalmente los alimentos que tienen este balance perfecto. Es increíble que la naturaleza haya dado este balance perfecto en muchos alimentos. Este pronunciamiento es contrario a las dietas en que se consumen demasiadas proteínas animales o cuyo contenido de grasas saturadas también es elevado (dietas cetogénicas) que han probado ser las peores enemigas del sistema neuroendocrino, ya que elevan el colesterol LDL, disminuyen los receptores hepáticos que eliminan el colesterol de la sangre y favorecen sus depósitos en los endotelios vasculares produciendo arteriesclerosis. A pesar de la ingestión proteica elevada, tales individuos son deficientes en pépticos, aminoácidos y en hormonas eicosanoides. Por otro lado, los individuos que consumen cantidades elevadas de azúcares simples y carbohidratos refinados combinados con demasiadas proteínas animales tienen los niveles más bajos de hormona del crecimiento y tos niveles más altos de insulina. La dieta anti-envejecimiento En la dieta anti-envejecimiento no se deben tomar en cuenta los siguientes principios: 1. Tratar de evitar siempre los alimentos aceleradores el envejecimiento (Tabla 2). 2. Suprimir la ingestión de productos de origen animal y reducir o mantener la ingestión de grasas saturadas al 10% del total de alimentos ingeridos en el transcurso del día. Se permite uno o dos vasos de leche descremada en el día y dos o tres huevos a la semana. 3. Evitar todo tipo de grasas y aceites procesados, refinados e hidrogenados (margarinas). 4. Se permite comer carnes magras, pescado, pollo y pavo (siempre y cuando se consuman cantidades adecuadas de los alimentos de las tablas 1,2 y 3). Recordar que las carnes contienen grasas saturadas que interfieren en el transporte y utilización de las hormonas anti-envejecimiento como la pregnenolona y la DHEA y, por consiguiente, sólo se deben consumir cantidades pequeñas. La mejor medida para calcular la cantidad de pescado o pollo es el tamaño de la palma de la mano y siempre en relación con el consumo de los vegetales. Por una cantidad de una palma de la mano de pollo o carne de res, se debe consumir lo correspondiente a cuatro medidas de vegetales. Nunca se debe consumir durante el día más proteína animal que la que mida la palma de la mano. 5. Tomarías herbales, aguas naturales con limón o naranja, aguas filtradas, jugos de frutas frescas, jugos de jitomate, zanahoria, etc. Evitar el consumo de aguas minerales. 6. Nunca saltar las comidas y tratar de mantener cuatro a cinco horas entre una y otra. En caso de que se tenga que saltar alguna comida, se debe de tener listo un alimento proteico en polvo y prepararse una ración en sustitución de la comida; de este modo, se evitarán las elevaciones de insulina. 7. Los grupos de alimentos Al eliminar de nuestra dieta (o comer lo recomendables se pueden agrupar en menos posible) los alimentos tres tablas (tabla 3, 4 y 5): aceleradores y consumir el balance de las tablas 1-2-3 en dos o tres comidas diarias, se mantendrá un equilibrio metabólico neuroendocrino que asegura niveles elevados de hormona del crecimiento, IGF-1, y glucagon, mientras se mantendrán bajos los niveles de insulina. El pH se mantendrá a niveles anti-envejecimiento en el medio interno. Por otro lado, la grasa contenida en los alimentos de las tablas 1-2-3, no contiene colesterol, en su lugar contiene grasas insaturadas y poliinsaturadas en altas concentraciones. Los alimentos de la tabla 1 ayudan a mantener bajos los niveles de colesterol LDL (malo) y altos los de HDL (bueno). Esto es importante porque los buenos niveles de grasas monosaturadas y poliinsaturadas son muy importantes para la producción de la pregnenolona y DHEA (precursores de la testosterona, la progesterona y los estrógenos) y de prostaglandinas antiinflamatorias. El aceite de oliva extra virgen es una grasa monosaturada que también está presente en aguacates y nueces de la India, que nuestro cuerpo requiere para las hormonas esteroides. 8. Este plan dietético ofrece una gran libertad. No se tienen que contar calorías, ni que considerar bloques de alimentos o separarlos en proteínas, carbohidratos o grasas. Se pueden combinar los alimentos de las tres tablas, simplemente recordando que de la tabla 1 corresponde a un 50%, de la tabla 2 a un 30% y de la tabla 3 a un 20%. Se debe tener en cuenta que cuando se ingieren alimentos tipo vegetariano el medio interno siempre va a ser alcalino; en cambio, cuando hay consumos de proteínas animales el medio interno se acidifica con lo que se eleva el colesterol LDL (malo). Por lo cual, siempre es muy sano consumir al menos una o dos ensaladas frescas diariamente con la comida o la cena. 9. Cuando se come en restaurantes es importante dar las órdenes para que se preparen los alimentos a nuestro gusto. En los restaurantes se debe tratar de evitar las frituras, fritangas, con crema, rebosados, gratinados, empanizados y los preparados al estilo casero porque lo más seguro es que contengan mucha grasa. 10. Es muy importante saber que no hay restricción en la cantidad de alimentos que se pueden consumir de la tabla 1. No importa la cantidad que se ingiera de ellos, nunca se subirá de peso y tampoco se alterará el equilibrio del cuerpo, esto es el hecho más importante de conocer; en cambio, se debe restringir la ingesta de los alimentos de la tabla 3 a un 10 o un 20% máximo en cada comida. Los alimentos de la tabla 2 se pueden consumir con cierta libertad, pero con moderación. 11. Es muy importante tener a la mano un alimento proteico en polvo; sobre todo si se trabaja fuera de la casa, ya que puede servir para reforzar los alimentos y evitar el consumo excesivo de proteínas animales. La cantidad de polvo proteico que se debe ingerir, depende mucho de la actividad que se desarrolle. Es importante, también tenerlo a disposición en el caso de que se tenga que saltar una comida o de que no de tiempo para comer y así, mantener el equilibrio hormonal. Al seguir un plan de alimentación con base en estos principios, cambiando los malos hábitos dietéticos, se estará preservando el código genético, aumentando los niveles de hormona de crecimiento e IGF y manteniendo la homeostasis del medio interno. Para algunos es difícil empezar un plan de este tipo, por lo que se recomienda ir cambiando poco a poco la dieta acostumbrada de alimentos aceleradores del envejecimiento y aumentar la ingestión de alimentos anti-envejecimiento; al hacerlo se tendrán beneficios palpables, una mayor energía, una mejor apariencia y la eliminación de la grasa indeseada; esto puede servir como estímulo para continuar con el plan. Se deben fijar objetivos de acuerdo con la autoestima y el conocimiento de que no se pueden esperar grandes resultados en corto tiempo. Por lo que respecta a los hábitos de nutrición, se encuentra que las personas con actitud positiva, en su mayoría tiene hábitos correctos de nutrición: toman sus comidas con regularidad, a la misma hora, no se saltan las comidas y rara vez mezclan el trabajo u otras actividades con su alimentación; por lo general, mantienen un peso razonable y, por intuición, saben escoger los alimentos más apropiados; estos hábitos dan ventaja a quien los posee. En cambio, las personas que tiene una actitud negativa, problemas psicológicos y emocionales que afectan la personalidad y hacen perder el principio de realidad y sentido a la vida, enfrentan mayores dificultades y deberán tomar conciencia de que si quieren seguir prácticas anti-envejecimiento, deben cambiar totalmente su forma de pensar y concebir la vida, al Igual que su alimentación que, de desordenada tendrá que convertirse en ordenada. En este proceso de cambio de hábitos se tiene uno que enfrentar a las presiones sociales, que nos tacharán de extremistas y fanáticos, y que se encontrarán saboteando continuamente los intentos por corregir los malos hábitos y pueden hacer desistir de la intención de corregirlos. Se debe tener conciencia clara de que ceder ante las presiones sociales, además de que causará síntomas físicos; provocará, también, sentimientos de auto-negación, auto-traición y pérdida de la autoestima. No se debe olvidar que las adicciones son causadas por los sentimientos de pérdida de sentido de la vida. El ceder a las presiones sociales pondrá en peligro el delicado equilibrio emocional y psíquico del cuerpo. Un rasgo predominante de la sociedad y de nuestros "amigos" que presionan, es que existe un deseo oculto de que todos participen en estilos de vida destructivos. Un alcohólico o un fumador sufre de ver que otra persona no desea fumar o ingerir bebidas alcohólicas, y siempre tratarán de inducir al que no lo hace invitándolo a que "disfrute de la vida". El verdadero amigo nunca interferirá con los deseos de mejorar la salud y jamás tratará de cambiar los estilos saludables de vida; por el contrario, mostrará su admiración y, tal vez, aún siga el ejemplo.

Compartan esta información con sus seres queridos reenviando este correo y si quieren leer el artículo completo den click en readmore
DR. JOAQUIN GONZALEZ ARAGON

Read More...

lunes, 21 de enero de 2013

Revista Educativa: Para la Salud, Año 7, Número 67, Abril 2003

Una gran labor del Dr. González Aragón es la realizada para llevar el conocimiento de la prevención a la vejez y sus enfermedades entre los médicos generales y familiares. Este es uno de tantos artículos que busca crear conciencia en que si queremos avanzar en materia de salud en los años futuros debemos hacer que los médicos y las instituciones del sector salud se enfoquen en la medicina preventiva. En la actualidad, se ha convertido en un tema que aparece a diario en los periódicos, revistas y medios de comunicación. Este artículo publicado en el 2003 forma parte de su campaña personal iniciada hace más de 30 años.

 ENVEJECIMIENTO SALUDABLE Y EL MÉDICO GENERAL 

DR. JOAQUÍN GONZÁLEZ ARAGÓN Medico geriatra certificado. Pionero de las ciencias del envejecimiento Revista Educativa: Para la Salud, Año 7, Número 67, Abril 2003 Una sociedad sin envejecimiento dejará de ser una utopía; será un lugar donde los estragos de la edad avanzada, enfermedad, demencia e incapacidades casi sean desconocidas. Un lugar donde todos los hombres y mujeres podrán mirar hacia delante, hacia un tiempo de vida juvenil y productivo de 100 años o más, pleno de salud y oportunidades ilimitadas. Una sociedad donde nadie se ocupe en preguntar cuántos años se tengan, ya que la edad dejaría de tener significado. Las fuerzas que están logrando este anhelo, por mucho tiempo deseado, de obtener longevidad, desde la ciencia ficción al hecho científico, son los casi 15,000 médicos y profesionales de la American Academy of Aging Medicine (A4M) y los más de 600 alumnos del Instituto Mexicano de Estudios en Longevidad. Estos médicos, la vanguardia de la ciencia nueva de medicina antienvejecimiento, están dando grandes pasos para minimizar la cronicidad, lentificar el deterioro por la edad, reducir los riesgos de la discapacidad ocasionada por infarto al miocardio, evento vascular cerebral, diabetes, cáncer, Alzheimer, artritis y toda la pléyade de enfermedades crónico degenerativas que constituyen la más moderna epidemia en el área sanitaria; estos avances se podrán alcanzar esencialmente al modificar el metabolismo envejecido hacia un metabolismo joven. Los científicos han probado que las enfermedades en la edad avanzada, en su mayor parte, son en realidad trastornos de la bioquímica y biología molecular celular. Al reparar la fisiología de las células viejas comienzan a actuar y a funcionar en un nivel mucho más sano y joven. En la bioquímica genética y homeostasis metabólica está la lenificación y reversión del envejecimiento. Estos médicos son los pioneros de métodos terapéuticos poderosos y de nuevos medicamentos, como la hormona de crecimiento humana, que cuando es recetada en las dosis precisas, es capaz de optimizar los biomarcadores del envejecimiento de personas de 65 a 75 años a un nivel de unos 10 a 20 años más joven. Docenas de métodos nuevos para alterar el "curso" natural del envejecimiento y la muerte están a la disposición de los doctores antienvejecimiento, desde el sildenafil que puede devolver a un individuo de 80 años la potencia sexual de uno de 30, a los hallazgos en la detección temprana y tratamiento de la enfermedad de Alzheimer; a los implantes de las células nerviosas que se están comenzando a usar con éxito para reparar los cerebros de los afligidos por el evento vascular cerebral y el Parkinson; a la manipulación genética que mantiene la promesa de restaurar y reparar todos y cada uno de los defectos a través de todo el cuerpo, literalmente reprogramándolos para un espacio de vida más largo, más sano y aún con una salud más abundante. Casi todos los días los periódicos, revistas, radio y TV; además del Internet, reportan nuevos milagros médicos -curaciones y un posible fin para el cáncer, medicamentos nuevos y altamente eficaces para las enfermedades crónicas como la cardiopatía coronaria, diabetes y artritis; la identificación de genes que mantienen el secreto del futuro de la salud y el riesgo de la enfermedad, y las nuevas técnicas para restaurar la vista y el oído. Un progreso casi inconcebible se ha logrado en casi cada área de la salud y la enfermedad. Y lo que es más impresionante de todo, es que se está comenzando a derrotar a dos de los más viejos enemigos de la humanidad: el envejecimiento y la muerte. La nueva ciencia de la medicina anti-envejecimiento promete duplicar el tiempo de la vida humana y terminar con el modo de envejecer, tal y como lo conocemos. En las últimas décadas los médicos actualizados hemos sido testigos de avances sorprendentes referente a salud y longevidad. Según el investigador anti-envejecimiento, Dr. Caleb Finch, del Centro de Gerontología Andrés, de la Universidad del Sur de California, los tiempos de vida pueden variar según las especies desde unas horas o unos días (moscas de la fruta las levaduras que duran más o menos un año, hasta una es: de pinos que viven unos 5,000 años. Como hace notar Finch, Jeanne Calmette logró un tiempo de récord de 122 años, 4 meses y 15 días, que la convierte en la ganadora de longevidad no solamente los humanos sino tarro entre la mayoría de los demás vertebrados. Estos ejemplos extraídos naturaleza demuestran Finch, que no hay un límite fijo de la longevidad humana, ya que revelan enorme plasticidad del esquema de senescencia durar la "evolución". En otras palabras, no hay nada en nuestro paquete biológica que nos destine a morir en un tiempo dado. Finch está ahora iniciando un banco de tejidos de organismos longevos para estudiar los posibles mecanismos anti-envejecimiento que se puedan usar para capacitar a los humanos a sobrevivir en etapas de edad avanzada, Los alumnos del Instituto Mexicano de Estudios en Longevidad están unidos por una creencia fundamental; la edad es inevitable, el tiempo no se puede detener, pero el modo de envejecer no, éste sí se puede modificar. El proceso de envejecimiento y el deterioro acelerado se pueden lentificar, detener o aún revertir. Ya ha sucedido con los animales de laboratorio y con humanos. Por ejemplo, los ratones a quienes se ha restringido lo más posible su ingesta calórica viven en promedio el doble y tienen mucho menos cáncer y otras enfermedades. La ingeniería genética ha manipulado tres genes asociados con el envejecimiento en los gusanos, aumentando cinco veces su expectativa de vida. Y en los humanos que envejecen, la terapia de reemplazo hormonal (HRT) la hormona del crecimiento humana HCH) y otras hormonas anti-envejecimiento como el estrógeno, testosterona, melatonina y DHEA, han sido capaces de retardar el reloj biológico, un estimado de 10 a 20 años. Las tres reglas de la medicina anti-envejecimiento son: No morir, No enfermarse, No envejecer. Entre más se viva, se tienen más oportunidades de vivir más. La tecnología médica se duplica cada 3 años o menos. Para el año 2015, solamente 10 años a partir de ahora, se sabrá 16 veces más de lo que ahora se sabe. Por el año 2016, sabremos 32 veces más y cerca del 2021, el conocimiento se habrá expandido para incluir 64 veces más y cerca del 2021 el conocimiento se habrá expandido para incluir 64 veces más conocimiento y técnica sobre como vencer los trastornos que conocemos como envejecimiento. Tan pronto como se alcance el punto en que se sepa cómo detener el envejecimiento, aún eventualmente retrasar el mecanismo del reloj de la vida, la medicina anti-envejecimiento, que ahora está en pañales, habrá probado a sí misma que es un puente a un futuro de envejecimiento sano marcado por el ilimitado potencial y tiempo de vida máximo. Los avances en longevidad y anti-envejecimiento tienen como objetivo: 1.- Proteger el ADN y el medio interno, así como, mantenerlo en equilibrio óptimo. 2.- Eliminar la acumulación de pro-ductos de desecho y materias tóxicas provenientes del metabolismo. 3.- Estimular y fortalecer la producción y actividad de las hormonas elaboradas por el organismo. 4.- Fortalecer y mantener el equilibrio de los neurotransmisores que participan en la función cerebral. 5.- Mantener los principales sistemas y aparatos del cuerpo (circulatorio, digestivo, inmunitario), funcionamiento a niveles óptimos. 6.- Aumentar la capacidad de auto-reparación del organismo, estimulando la actividad y la capacidad de los mecanismos reparadores. 7.- PROTEGER, NUTRIR Y REPARAR/ RENOVAR los 100 trillones de células de nuestro organismo. ¿Qué es la Medicina Anti-enveje-cimiento? Si usted últimamente se ha realizado un chequeo (colesterol, glucosa, factor reumatoide, creatinina); si está tomando un medicamento que disminuye los lípidos, si se ha hecho una mamografía, o le han recetado hormonas, debe estar consciente que ya está experimentando la medicina anti-envejecimiento. Esta corriente médica se basa en la detección temprana, prevención y reversión del deterioro biológico y las enfermedades relacionadas con el avance de la edad, por medio de la educación para la salud, el autocuidado y recursos bioquímicos en la forma de suplementos o terapias. El 90% de todos los malestares de los adultos se deben a los procesos degenerativos del envejecimiento; esto incluye a la enfermedad del corazón, la mayoría de los cánceres, la diabetes que aparece en la adultez, el evento vascular cerebral, la hipertensión arterial, la osteoporosis, la enfermedad articular degenerativa, las enfermedades auto inmunes, el glaucoma y la enfermedad de Alzheimer, entre otras. Con la temprana detección, educación para la salud y la apropiada intervención, la mayoría de estas enfermedades se pueden prevenir, curar o revertir su curso. Las técnicas para revitalizar el cuerpo y alargar la vida ya los conocen los doctores de la nueva corriente anti-envejecimiento; lamentablemente los escépticos y los no actualizados todavía no están enterados, lo cual va en perjuicio de sus pacientes. La medicina anti-envejecimiento es la corriente médica más nueva, el "óptimo" de bienestar y longevidad, y emplea tratamientos y terapias extensas en el campo del cuidado preventivo de la salud, más allá de la prueba del colesterol y el papanicolaou. Constituye un cambio profundo de paradigma en la forma que la medicina institucional ha visto el envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la edad. Es apremiante que nuestros médicos dejen de ser sintomatológicos, signólogos y receteros; es necesario que los geriatras dejen de ser cuidadores de ancianos para evolucionar hacia el mantenimiento del terreno biológico y la armonía bioquímica, en un enfoque integral y comprensivo más allá de la fragmentación por especialidades. A diferencia de la geriatría que es la especialidad del cuidado y tratamiento de las enfermedades en la vejez, la cual requiere de cuatro años de residencia en medicina interna y dos de subespecialidad, esta nueva corriente médica puede ser aprendida por cualquier médico general, familiar o especialista a fin de aplicarla en su práctica diaria en virtud de que todos sus pacientes están envejeciendo. El sistema de cuidado de la salud de la nación demanda un enfoque) radicalmente diferente a cómo vemos y tratamos médicamente a las personas que envejecen, demografía del envejecimiento necesita que cambiemos del modelo corriente de la medicina basado en la enfermedad, a otro más preventivo; de otra forma el sistema de salud mexicano irá a la bancarrota bajo el peso de los 40 millones de adultos (entre ellos los 7 millones de mayores de 60 años), que al no prevenir el deterioro por la edad, desarrollen enfermedades degenerativas, crónicas en las próximas décadas. La práctica anti-envejecimiento busca mejorar la calidad de vida así como su cantidad, limitando el período de enfermedad y las discapacidades que se presentan al final de la vida. La medicina anti-envejecimiento se basa en tres pilares: cambios vigorosos hacia estilos de vida saludable con la plena conciencia y actitud positiva de los individuos (ejercicio diario, evitar tabaquismo, obesidad, etc.); cambios sencillos hacia una nutrición anti-envejecimiento (evitar grasas 5 anímales e industrializadas, aumentar el consumo de frutas y vegetales) y el consumo de suplementos nutricionales, fármacos, hormonas, apoyados con terapias anti-envejecimiento. En pocas palabras el enfoque biomédico se basa en tratar los síntomas y signos de las enfermedades, mientras que el enfoque anti-envejecimiento trata el terreno biológico en el que se desenvuelven las diferentes patologías, buscando proteger, nutrir y reparar las células, con el objetivo de restaurar la homeostasis bioquímica y los poderes de autocuración y automantenimiento Un ejemplo de los tratamientos es la Hormona de Crecimiento Humano (HCH), cuyos niveles comienzan a declinar a partir de los 20 años, cerca de un 14% cada década, de modo que a los 65 años, la mayoría tiene poco o nada de esta hormona. La declinación está acompañada por muchas de las deficiencias que se asocian con el envejecimiento: piel áspera, reseca, arrugas, sobrepeso, hasta la carencia de vitalidad. Por mi parte como médico, profesor y científico me siento muy orgulloso de haber sido de los pioneros de la Geriatría y Gerontología en México, allá por la década de los 70's. De esa misma manera, ahora he tomado el reto de ser pionero de la medicina anti-envejecimiento, la cual no la veo como una especialidad como en el caso de la geriatría, sino como una corriente médica de la cual deben tener conocimiento todos los médicos generales, familiares y especialistas en cualquier rama de la medicina; en primer lugar porque nosotros mismos estamos envejeciendo y en segundo lugar porque las medidas de prevención e intervención para retardar o posponer el deterioro de un envejecimiento mal cuidado y acelerado por la vida estresada de la modernidad, debe iniciarse a los 25 años de edad; época que la Organización Mundial de la Salud señala como de máximo desarrollo y cuando comienza et deterioro biológico y funcional. En general, una idea nueva tarda entre 10 a 20 años para ser aceptada en caso de ser verdad, de otro modo su propia falacia la entierra. Como pionero de la medicina anti-envejecimiento, creo con certeza en la ciencia de la bioquímica, biología molecular, genética, inmunología y demás paradigmas que la apoyan. El camino es arduo, la meta es aún lejana, pero los más de 600 alumnos provenientes de 28 estados de la República que han tomado los diplomados del Instituto Mexicano de Estudios en Longevidad, que fundé en 1997, y los más de 2000 médicos que han asistido a los congresos nacionales, son un buen principio para esta corriente médica como la de mayor futuro para este nuevo milenio en el que cada vez más jóvenes y adultos tendrán mejores opciones de envejecer productivos, activos y saludables. En el futuro cercano, se cree que la medicina anti-envejecimiento se volverá una especialidad del cuidado médico principal y dominante. Por lo pronto, es necesario contar con el médico general y familiar para que el paciente cambie su mentalidad, adopte estilos de vida mudables y obtengan materiales informativos para empezar su prora estrategia para retrasar el deterioro en su envejecimiento; ya sea que esté sano o que esté padeciendo una enfermedad crónica. La edad no importa nunca, es ni demasiado tarde ni demasiado temprano; lo importante es conservar y mantener su salud y evitar las indignidades del deterioro y los trastornos degenerativos del envejecimiento. La capacidad para vivir 100 años o más, resplandeciente de buena salud, tendrá un efecto tan profundo sobre la sociedad que no 3odemos siquiera imaginarlo. Es un honor para el Instituto Mexicano de Estudios en Longevidad IMEL), que desde 1999 el Dr. Luis Zavaleta de los Santos nos abrió las puertas del Sistema de Educación Continua para el Médico General y Familiar, con lo que demostró su gran visión en el futuro de la medicina. El tema de la medicina antienvejecimiento has ido parte del programa científico de los congresos Interamericanos y megacumbres médicas, en el esfuerzo por promover la actualización de los médicos mexicanos. El evento más importante bajo los auspicios del Sistema de Educación Continua fue la primera Jornada Nacional en Medicina Antienvejecimiento que se llevo a cabo en el auditorio 1 del Centro Médico Nacional del Siglo XXI en el mes de Agosto del año 2001. En este año del 2003, gracias al trabajo incansable de la Dra. Hilda Eugenia Alcántara Valencia se llevará a cabo la SEGUNDA JORNADA NACIONAL DE MEDICINA ANTIENVE-JECIMIENTO el 21 y 22 de Noviembre del 2003. Este evento académico permitirá la actualización de los médicos generales y familiares que ya conocen del tema, al mismo tiempo que nuevos profesionales de la salud, de mente abierta, visión humanista y disposición a tomar el reto de la novedad científica, conocerán las bases científicas de la corriente médica del mayor futuro del nuevo milenio, donde nuestro lema es: No envejezcas, No te enfermes, No mueras.

Compartan esta información con sus seres queridos reenviando este correo y si quieren leer el artículo completo den click en readmore
DR. JOAQUIN GONZALEZ ARAGON

Read More...

lunes, 29 de octubre de 2012

Artículo publicado en la revista educativa “Para la Salud” en Septiembre de 2004


ÁCIDOS GRASOS OMEGA III Y CÁNCER 


Este artículo del Dr. Joaquín González Aragón fue publicado en la revista educativa “Para la Salud” en Septiembre de 2004 y causó un gran revuelo entre la comunidad de médicos del Sistema de Educación Continua para el Medico General y Familiar fundado por el eminente Luis A. Zavaleta de los Santos. Gracias a este artículo cientos de ellos empezaron a utilizar y siguen utilizando los ácido grasos omega 3 en sus pacientes cancerosos. Esto es historia. Un cuerpo creciente de investigación vincula al inicio, promoción, angiogénesis y metástasis del cáncer a eventos inflamatorios. De acuerdo a lo dicho, la modulación de la cascada inflamatoria emerge como un abordaje clave en la terapia integradora del cáncer. Aquí se presenta una breve revisión de la literatura de la relación entre patofisiología del cáncer y los eicosanoides inflamatorios (prostaglandinas y leucotrienos). Se pone una atención especial a las acciones anti-cáncer demostradas por la inhibición de la ciclooxigenasa (COX) y la lipoxigenasa (LOX), las enzimas que sintetizan respectivamente a las porstaglandinas y a los leucotrienos. Se discutirán, en el presente artículo, las modificaciones de la dieta y los agentes nutricionales y botánicos seccionados, flavonoides. Estos compuestos atenúan la producción eicosanoides y por lo tanto pueden ser de gran ayuda en el "control" efectivo del cáncer. El objetivo del tratamiento en el campo de la oncología se ha enfocado de forma muy estrecha en la erradicación de las células neoplásticas por medio de radiación, cirugía y quimioterapia, un abordaje que ha demostrado una eficacia terapéutica limitada para la mayoría de los cánceres, se habla de sobrevida mayor de cinco años como éxito; pero pocos lo logran. No obstante, la oncología moderna se encuentra a la vera de expandir este enfoque para incluir el manejo molecular de la fisiopatología del cáncer (como lo evidencia la agresiva investigación clínica en el campo de la antiangiogénesis, es decir, evitar la formación de nuevos vasos que requiere el tumor para su crecimiento). La terapia antienvejecimiento del cáncer es un campo que emerge recientemente, en el que los médicos de diversas especialidades trabajan como un equipo para imple-mentar enfoques terapéuticos para el control del cáncer. El objetivo último en esta terapia integradora del cáncer es controlar el fenotipo del cáncer (o sea, fa expresión de los genes) y por consiguiente, mejorar la calidad de vida y duración de la supervivencia de los pacientes cancerosos. Este paradigma define varios objetivos incluyentes: a optimizar el estado nutricional y metabólico del huésped (influenciado, de tal manera, la expresión del gen y la estabilidad genética), y modular las moléculas mensajeras que promueven el tumor (como los factores de crecimiento y las hormonas), y promover la diferenciación y la apoptosis (es decir, la muerte celular programada), impedir la angiogenesis, a restringir la invasión y metástasis y a fortalecer la vigilancia inmunitaria, así como a controlar la inmunorreactividad del tumor. La modulación de los eicosanoides inflamatorios, el punto central de este artículo, representa una estrategia clave en este modelo con efectos potenciales sobre varios de estos objetivos. Los eicosanoides inflamatorios.- En forma colectiva, los eicosanoides son mensajeros bioquímicos con potentes actividades biológicas en la proliferación celular, reparación de tejidos, coagulación de la sangre, circulación, permeabilidad de los vasos sanguíneos y conducta inmunitaria de las células. Los eicosanoides son compuestos semejantes a las hormonas, localmente activos, que se sintetizan a partir de los ácidos grasos que se encuentran dentro de las membranas celulares. Están comprendidos en tres familias generales: prostaglandinas (PC), leucotrienos (LT) y tromboxanos (TX). Los eicosanoides inflamatorios incluyen a las prostaglandinas de la serie 2 (PGE2 y PGF2a), los de la serie 4 (LBT4, LTC4) y varios ácidos hidroxi-icosatetrienoicos (HETE), tales como 5-HETE, 12-HETE y HETE. En la síntesis de las prostaglandinas (PC) intervienen las enzimas ciclooxigenasas. Se debe hacer notar que se han descubierto dos isoformas distintas de la ciclooxigenasa, COX-1 y COX-2. La COX-1 se expresa de forma constitutiva y es citoprotectora; se requiere para las funciones normales de vigilancia, tales como la protección de la mucosa gastrointestinal, mantenimiento de la función renal y estabilización de las plaquetas. La COX-2 es una segunda forma de la ciclooxigenasa que sintetiza las prostaglandinas de la serie 2 que contribuyen al dolor, inflamación e hinchazón. Los leucotrienos (LT) son sintetizados por la acción de las enzimas lipoxigenasas. A diferencia de las prostaglandinas que tienen una vida muy corta y se sintetizan sólo de acuerdo a la necesidad inmediata y son degradadas también de manera rápida, los leucotrienos son estables y con una vida media de aproximadamente 4 horas; participan atrayendo leucocitos en el proceso inflamatorio. Los tromboxanos (TX) son sintetizados por las enzimas ciclooxígenasas y su función es regular la coagulación de la sangre en el proceso inflamatorio. Compuestos inflamatorios y cáncer.- Un gran número de evidencias de investigación iniciadas en 1970, han probado la conexión entre los eicosanoides inflamatorios y el cáncer. Una revisión extensa de esa literatura detalla la asociación entre el desarrollo del cáncer y las prostaglandinas como los leucotrienos, proponiendo un papel para los agentes antiinflamatorios en la quimioprevención de los cánceres de colon, páncreas, seno, próstata, pulmón, piel, urinario, vejiga e hígado. Una segunda revisión de los artículos, que se enfoca más sobre el tratamiento del cáncer, examina la investigación científica que vincula la cascada inflamatoria a la viabilidad y progreso del tumor en varios cánceres. La sobre-expresión de las COX-a y 3GE2 se encuentra documentada en los tejidos malignos de pacientes de cáncer y por lo general está correlacionada con el tamaño, etapa, tasas de recurrencia, metástasis del tumor y supervivencia del paciente. Los eicosanoides derivados de las enzimas LOX son también generados por muchos cánceres y parece que tienen un papel significativo en promover la proliferación y diseminación del proceso canceroso. La inhibición del crecimiento de las células malignas se ha podido lograr in vitro e in vivo, con agentes que bloqueen las COX o LOX. Estos efectos se han observado en una amplia variedad de tumores de tipo epitelial: cánceres de seno, colon, cabeza y cuello, cerebro, pulmón, páncreas, piel, vejiga urinaria y otros. La investigación implica en forma colectiva que para el crecimiento del tejido tumoral se requiere de COX-2, LOX y/o sus eicosanoides derivados: por tanto, la modulación o el bloqueo de estas enzimas representa y ofrece beneficios potenciales en el tratamiento del cáncer. A la fecha, se han identificado varios mecanismos por los que los eicosanoides inflamatorios como las prostaglandinas, leucotrienos y tromboxanos, mensajeros bioquímicos que se producen a partir de los ácidos grasos de las membranas celulares, pueden contribuir a la viabilidad y progreso del tumor, entre sus efectos están: la promoción de la proliferación celular; la inhibición de la apoptosis (muerte celular programada), el aumento de angiogénesis (formación de nuevos vasos sanguíneos); el aumento de invasividad, el desarrollo de metástasis tumorales a distancia y la inmunosupresión que neutraliza la acción defensiva contra las células malignas. Ciclo y proliferación celular.- Los eicosanoides inflamatorios parece que tienen efectos directos sobre la proliferación de las células. Las células tumorales que carecen de COX-2 proliferan de manera muy lenta in vivo. La prostaglandina E2, ácido araquidónico (PGE2) aumenta la proliferación celular en varias líneas celulares, incluidas las células de cáncer de próstata, seno y colorrectal. La detención ciclo de la célula se ha documentado in vitro con dosis bajas de analgésicos antiinflamatorios no esteroides como la indometacina. Apoptosis.- La muerte celular pro-gramada o apoptosis, parece estar inversamente correlacionada a la expresión de la enzima COX-2. Está documentado que los inhibidores de COX-2 inducen apoptosis in vitro en células de cáncer de pulmón, cáncer gástrico y líneas de células de cáncer de colon humano. Se ha demostrado que la 5-LOX induce apoptosis en líneas celulares de glioma humano. Los inhibidores de la LOX que bloquean la producción de 5-HETE, hacen que las células de cáncer de próstata humanas sufran con rapidez apoptosis, mientras que el 5-HETE benigno rescata a estas células. El premio Nobel 2002 de medicina fue dado a Sutton por sus investigaciones sobre el control de la apoptosis en envejecimiento y cáncer. Angiogénesis.- Los estudios existentes sugieren un papel funcional para los eicosanoides inflamatorios en la angiogénesis inducida por el tumor. Bajo condiciones fisiológicas normales la vasculatura en descanso trabaja sólo con COX-1 constitutiva; mientras que la mayor expresión de la COX-2 se observa en la abundante vasculatura peritumoral tanto en animales como en humanos. La sobre-expresión de COX-2 en especímenes tumorales humanos se correlaciona directamente con el mayor número y densidad de los microvasos en el carcinoma colorrectal, cáncer gástrico, carcinoma celular escamoso metastásico de la cabeza y el cuello. El tratamiento con inhibidores selectivos de COX-2 suprime la angiogénesis de manera efectiva en modelos in vivo de muchos tipos de cáncer. Parece que también los leucotrienos están involucrados en la regulación de la angiogénesis. Por ejemplo, la 12-LOX estimula la angiogénesis en las células del carcinoma de la próstata humana y en las células de cáncer de seno humano in vivo. Invasión y metástasis.- Las moléculas eicosanoides inflamatorias se han implicado en la invasividad y metástasis del tumor. Por ejemplo, los agentes anti-inflamatorios reducen la invasividad de las líneas de células de cáncer de próstata humano in vitro y este efecto puede revertirse al añadir prostaglandina E2 (PGE2). En especímenes de carcinoma gástrico, la sobre-expresión de COX-2 en los tumores está correlacionada significativamente con invasión del tumor local y la metástasis de los ganglios linfáticos. En pacientes de cáncer colorrectal la elevada expresión de COX-2 se correlaciona significativamente con la incidencia de metástasis. La producción excesiva de PGE2 se ha vinculado con la metástasis del tumor a los huesos en las pacientes de cáncer de seno. Los ácidos hidroxi-icosatetrienoicos (12-HETE) también han demostrado tener un papel importante en la adhesión celular y en la promoción de la metástasis. Supresión inmunitaria.- mientras que la inflamación de bajo grado parece fortalecer la respuesta inmunitaria, cuando ésta es excesiva o prolongada, es capaz de suprimirla. Tal vez, esta divergencia se puede explicar por la diferencia entre el tipo de inflamación que tiene que ver con la COX-1 (constitutiva) y la COX-2 (inducida). Las prostaglandinas inflamatorias derivadas del tumor alteran el equilibrio de las citoquinas inflamatorias, lo que aumenta la interleucina 10 (IL-10) (un potente inmunotransmisor inmunosupresor) e inhibe la interleucina 12 (IL-12), deteriorado la inmunocompetencia del huésped. La prostaglandina E2 (PGE2) inhibe la actividad funcional de los linfocitos T activados por las linfoquinas y también la de las células asesinas naturales (devoradoras de células cancerosas) en pacientes con tumores. Estos hallazgos sugieren que el bloqueo de la respuesta inflamatoria excesiva puede promover reactividad anti-tumor, al restaurar el equilibrio de IL-10 e IL-12 y mejorar la función de células del sistema inmunitario. Un protocolo anti-inflamatorio comprensivo.- el adecuado de las rutas inflamatorias debe considerar a múltiples aspectos de la cascada inflamatoria. El solo bloqueo de las enzimas COX, como sucede con el uso de inhibidores farmacológicos de la COX-2, no enfrenta a las enzimas LOX y sus metabolitos inflamatorios. Más aún los inhibidores selectivos de las COX pueden aumentar la síntesis de productos accesorios de lipoxigenasa, vía su acción limitada sobre el ácido araquidónico. Estas preocupaciones señalan la necesidad de controlar la inflamación de manera equilibrada. Estrategias naturales, no tóxicas, anti-inflamatorias, que modulen las rutas tanto de cicloxigenasas como de lipoxigenasa, pueden ser recomendables en la prevención del cáncer y como complemento de las quimio-terapias oncológicas. El manejo anti-inflamatorio comprehensivo debe ser multifacético. Varios factores deben considerarse como se verá más adelante. Modificación de la dieta.- la ingesta en la dieta de ácidos grasos es el determinante principal del metabolismo de los eicosanoides y de la cascada inflamatoria. La concentración total de ácidos grasos presentes en la membrana celular determina cuál de las series de eicosanoides predominará. Por lo tanto, existe un vínculo directo entre el equilibrio de grasas específicas en la dieta y las respuestas inflamatorias. La meta principal de las modificaciones de la dieta es la reducción del sustrato disponible (ácido araquidónico) para la producción de prostaglandinas serie y leucotrienos serie 4, con lo que se aumenta de manera sustancial el sustrato para los eicosanoides antiinflamatorios. Comparadas con las células no neoplásicas, las membranas de las células cancerosas tienen un contenido de ácido araquidónico muy aumentado, con una composición superior al 40% de ácidos grasos de la pared celular de este eicosanoide malo. El consumo de grasas animales y de aceites vegetales omega-6 aumenta el contenido de ácido araquidónico de las membranas celulares, particularmente, las de las células cancerosas. Las fuentes de la dieta de ácido araquidónico deberían restringirse, incluidas las carnes rojas, los lácteos plenos de grasa y los huevos. Lo más recomendable es una dieta de alimentos enteros, en su mayoría vegetariana, basada en granos, legumbres, verduras y frutas, con moderación en el consumo de carne roja magra, productos lácteos descre¬mados, carne de pollo sin piel y huevos ricos en omega-3. Los aceites vegetales refinados y procesados, ricos en ácidos grasos poliinsaturados omega-6, entre los que se incluyen los aceites de maíz, cártamo, cacahuate, ajonjolí, prímula y otros aceites vegetales, deberán ser completamente eliminados de la dieta y reemplazados por aceite de oliva virgen, prensado en frío, procesado orgánicamente, y por fuentes de alimento entero de omega-6 en cantidades limitadas. A pesar de que los aceites de canola y borraja contienen pequeñas cantidades de ácidos grasos omega-3, estos aceites tienen abundancia de omega-6 y por lo tanto deberán evitarse, no obstante su potencial para formar prostaglandina 1 (PGE1) un compuesto antiinflamatorio favorable. Los ácidos grasos omega-6 de los aceites para freír, comerciales, deberán evitarse para evadir el riesgo de una producción inadvertida de eicosanoides inflamatorios, particularmente en situaciones de elevados niveles de ácido araquidónico y/o deficiencia de AEP y ADH. A largo plazo, la suplementación de ácido gamalinolénico aumenta los niveles de ácido araquidónico en el tejido, al mismo tiempo que disminuye los niveles tisulares de ácido eicosopentaenoico. En cambio, las fuentes de la dieta ricas en ácidos grasos omega-3 deberían aumentarse en forma notable, de manera particular el pescado de agua fría, pero también el aceite de soya y linaza de buena calidad. Estos aceites deberán ser de alta calidad, libres de solventes, procesados en frío y estabilizados para evitar los peróxidos lípidos nocivos. El pescado de agua fría y de aguas de mar profundas son buenas fuentes de ácido eicosapentanoico (AEP) y docosahexaenoico (ADH), pero la preocupación por los metales pesados y la exposición a las toxinas conduce a muchos a pensar que la mejor opción son los suplementos de aceite de pescado purificados. Las dietas actuales plenas de alimentos fritos, proporcionan cantidades excesivas de ácidos grasos omega-6 y son altamente deficientes en ácidos grasos omega-3. Frecuentemente exceden una razón de ácidos grasos omega-6 de 10:1 ó 20:1 en relación con los omega-3. Aunque en condiciones óptimas de salud, una razón de 4:1 es considerada ideal, la razón terapéutica para el control de los trastornos inflamatorios apunta a una razón de entre 1:1. Los experimentos en animales han comprobado que la disminución de esta razón a sus niveles mínimos ha permitido la supresión de carcinogénesis y metástasis. Este mismo principio se aplica para muchas enfermedades inflamatorias crónicas asociadas con el exceso de ácidos grasos omega-6. La experiencia clínica confirma que una razón 1:1 entre omega-3 y omega-6 es la más óptima para pacientes de cáncer avanzado. Una razón de 2:1 puede ser adecuada para pacientes con neoplasias en la etapa l-ll, de más bajo grado. Cierto tipo de vitaminas y minerales son cofactores esenciales requeridos para asegurar el funcionamiento apropiado de las rutas metabólicas de los ácidos grasos omega-3. El funcionamiento óptimo de la enzima delta-6-desatura-sa requiere de piridoxina (B6), magnesio y zinc. La enzima delta-5-desaturasa requiere niacina (B3), zinc y vitamina C. Un suplemento multivitamínico con minerales de alta calidad, preferiblemente sin cobre ni hierro, nos puede ayudar a lograr este objetivo. Por lo general, se recomienda a los pacientes de cáncer evitar los suplementos de cobre y hierro porque favorecen la angiogenesis. Las cantidades excesivas de hierro tienen también el potencial de aumentar el estrés oxidativo por radicales libres, la mutación de las células tumorales y el crecimiento del tumor. Los suplementos de hierro están indicados sólo en aquellos pacientes que presentan anemia por deficiencia de hierro en su sangre (ferritina transportada de hierro disminuida, volumen corpuscular de los glóbulos rojos elevado, hemoglobina corpuscular media y concentración de hemoglobina corpuscular media bajos). El estado de óxido reducción (redox) equilibrado es fundamental para controlar la cascada inflamatoria; en virtud de que existe una relación recíproca entre antioxidantes e inflamación; en otras .palabras los antioxidantes tienen poderes antiinflamatorios. Por tal motivo, la dieta deberá acentuar una amplia ingesta de vegetales profundamente pigmentados por los fitoquímicos carotenoides y flavonoides (de 538 porciones diarias) y de frutas (de i a 2 porciones diarias, tal y como lo recomienda la Asociación Americana del Cáncer). Se sabe que los elevados niveles de inflamación agotan los depósitos antioxidantes del individuo y se ha demostrado que los agentes antiinflamatorios aumentan las reservas antioxidantes en pacientes de cáncer. El tratamiento combinado de un agente antiinflamatorio y un antioxidante expresa efectos aditivos sinérgicos potentes para controlar el crecimiento del tumor colorrectal in vivo. Aún más, los antioxidantes han demostrado disminuir la expresión de la COX-2 a nivel de la transcripción del ADN a nivel genético. Los antioxidantes bloquean un factor inflamatorio nuclear llamado NF kappa B, el mismo que bloquean los corticoides y que es responsable de sus efectos secundarios adversos, con la salvedad de que los antioxidantes lo bloquean pero sin dichos efectos nocivos. Aceites de pescado (AEP y ADH).- Los mejores suplementos de aceite de pescado se derivan de pescados de aguas frías, en general, arenque, macarela, salmón o. atún; el mejor de todos es el Omega-3 de salmón y los peores son los que dicen aceite de pesca-do porque son de pescado carroñe-ro de mar abierto (por ello son muy baratos). Los aceites de salmón son ricos en ácidos eicosapentaenoico (AEP) y docosahexaenoico (ADH). Ambos antagonizan con el ácido araquidónico por los siguientes mecanismos: reemplazan al ácido araquidónico en los fosfolípidos de la membrana; bloquean directamente la síntesis de dicho ácido gracias a su gran afinidad por las enzimas desaturasas y compiten con el ácido araquidónico en receptores activos de las lipogenasas y ciclooxigenasas. La competencia con el ácido araquidónico restringe la síntesis de leucotrienos y prostaglandinas inflamatorias. Los subproductos de las LOX y COX derivadas de ácido eicosapentaenoico no tienen el poder de aumentar la proliferación de las células de cáncer, tal como lo harían las derivadas del ácido araquidónico. La síntesis disminuida de PGE2 y LTB4 se observa después de incluir aceite de salmón, soya o linaza en la dieta. Los aceites de pescado han demostrado in vitro e in vivo inhibir en forma selectiva las enzimas COX-2 sin afectar a las COX-i en una forma dependiente de la dosis. El ácido eicosapentaenoico en células de cultivo reduce la producción de LTB4 y 5-HETE inflamatorios y de proliferación maligna. Más de 20 ensayos clínicos humanos han documentado los efectos antiinflamatorios de la suplementación de los ácidos grasos omega-3 principalmente en pacientes con trastornos reumáticos y cardiovasculares. Un gran número de estudios animales e in vitro han reportado el potencial de los aceites de salmón omega-3 para inhibir la proliferación y el progreso del cáncer. Los estudios de cultivos de células reportan que los ácidos grasos omega-3 inhiben la proliferación o invasión, promueven la detención del ciclo celular o apoptosis, e inducen la diferenciación benigna de las células de cáncer hacia células normales. Algunas investigaciones in vitro e in vivo también sugieren que los aceites de salmón pueden tener propiedades para inhibir la formación de nuevos vasos (antiangiogénicas). En estudios de tumores humanos trasplantados a ratones, los aceites de salmón en una proporción del 10 al 20% de la dieta retardan el crecimiento de casi todo tipo de cáncer estudiado, incluido el de próstata, seno y pulmón y los carcinomas de colon. La suplementación de aceite de salmón, de manera significativa inhibe el desarrollo y la severidad de la metástasis de pulmón en ratones implantados con carcinoma de colon altamente metastásico o células de cáncer de seno humanas MDA-M6-435. En ambos estudios el ácido linoleico de los aceites vegetales comestibles (maíz, ajonjolí, cártamo) estimuló el crecimiento de los tumores y la formación de metástasis. Las recomendaciones de la dosis para aceites de salmón entre los médicos orientados a la nutrición y medicina antienvejecimiento varía ampliamente, y se requiere experiencia y evidencias extensas para individualizar la dosis óptima en los pacientes de cáncer. La investigación sobre trastornos inflamatorios ha reportado como efectivas las dosis orales que van de 1.2 a 4.69 diarios de aceite de salmón. Por otro lado, incluso con dosis moderadas de estos ácidos grasos poliinsaturados omega-3 se han modificado de manera favorable los perfiles de ácidos grasos del tejido en pacientes de cáncer. Se consideran como tremendos reguladores del proceso inflamatorio, controlando el equilibrio de las prostaglandinas, mensajeros bioquímicos parecidos a las hormonas, que promueven la inflamación y que han identificado como protagonistas importantes en el inicio y desarrollo de los procesos cancerosos, por lo que su control no se puede considerar como una curación para el cáncer, pero si como una importante contribución para mejorar la calidad de vida de los pacientes neoplásicos y como apoyo para los tratamientos oncológicos. Esta es una de las aportaciones que la medicina antienvejecimiento está realizando a la medicina mexicana por medio de cursos, seminarios y congresos a los que cada año asisten un mayor número de médicos generales y especialistas de mente abierta, interesados en nuevas perspectivas que beneficien a sus pacientes.

Compartan esta información con sus seres queridos reenviando este correo y si quieren leer el artículo completo den click en readmore
DR. JOAQUIN GONZALEZ ARAGON

Read More...

Se ha producido un error en este gadget.